lunes, 23 de octubre de 2017

La mujer rota es una obra que Simone de Beauvoir publica en 1968 y cuya vigencia y modernidad es sorprendente en España cincuenta años después. Esta obra reúne tres relatos, La edad de la discreción, Monólogo y la que da título general a la obra, La mujer rota.

El jueves, 19 de octubre de 2017 fui invitada por el club de lectura de Leganés Rosa de Luxemburgo, coordinado por Mari Carmen Ferreras para compartir las impresiones suscitadas por la lectura de la obra citada de Beauvoir ante un público de lectoras  implicado y ávido de puntos de vista contundentes.

viernes, 4 de agosto de 2017

El presentimiento de Emmanuel Bove

 
 
Apenas 160 páginas, apenas un fin de semana, se ha sostenido este tesoro inesperado entre mis manos. Todavía está, como un aguijón, clavado en mi mente.
 
Parece mentira cómo se resuelve esta obra contemporánea, de forma tan rápida y certera, dando cuenta, por un lado del determinismo de clase propio de la Literatura decimonónica, sobre todo francesa (pero con quinientas páginas menos) ; y, por otra, agotando, hasta las últimas consecuencias, el desenmascaramiento de la hipocresía ajena.

Mi gato Autícko de Hrabal o El maullido de una errata

A mis gatos, Alberto y Clara, que me hacen feliz cada día.
 
 
Mi gato Autícko del escritor checo Bohumil Hrabal es una obra para amantes de los animales y, más específicamente, para los que amamos a nuestros gatos .
 
El despliegue de ternura y las actitudes afectivas del escritor en su cotidiano sentir con esos compañeros medio alojados, medio abandonados de su casa de campo, es despojado de toda cursilería con el eco cómicamente desesperado de la voz de su mujer, que, como un estribillo de blues, de vez en cuando interrumpe la guinda trágica con la interrogación desesperada ¿Qué haremos con tantos gatos? que, contrapunto de exaltaciones amorosas o, justificación de decisiones tenebrosas, escucharemos a lo largo de toda la obra, hasta que el propio narrador hace suya esa inquietud expresando esa misma duda existencial en la última línea de la novela.

jueves, 3 de agosto de 2017

El Asno de Oro

Cuando uno se encuentra perdido, no hay como volver a los orígenes y reposar en casa. Tras peripecias vitales desconcertantes, vuelvo a la madre de mis lecturas, la Literatura grecolatina, para descansar en su regazo y que me consuele de tanta necedad.

Ante mi vista, colocan El asno de oro de Apuleyo y me dejo leer, fascinada por la sorpresa ante mi maravillosa ignorancia. 

¿Cómo es posible que un escritor del siglo II dc escribiera un libro de cuentos encadenados tan naturalmente, sin que se noten las costuras, a través de las peripecias de Lucio (atención al nombre de pila en maravillosa antítesis con su metamorfosis asnal)?

lunes, 17 de octubre de 2016

Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan, ¿Muerte de la Lectura?

A todos nos ha sorprendido la reciente concesión del Premio Nobel de Literatura 2016 al cantautor estadounidense Bob Dylan...

Asistimos al desprestigio absoluto de la Cultura y no por Dylan, por cierto,  sino merced a la consideración de una academia que, al parecer, no sabe qué premiar en Literatura.

No puedo evitar reflexionar sobre ello y, efectivamente, aducir que los orígenes de la Literatura (Oh, Píndaro, oh, Safo ...) tienen lugar en la Lírica ,que toma su nombre de un instrumento musical, es evidente para cualquier persona mínimamente formada.

domingo, 6 de marzo de 2016

El sonido de las lenguas: una oportunidad para el cambio.


¿Es ese sonido característico de cada lengua una nueva posibilidad de existir en este mundo? ¿Hasta qué punto cambia nuestra personalidad cuando hablamos en otro idioma? ¿Cómo puede llevarnos otra lengua hacia modos de ser, al deslizarnos por otras melodías lingüísticas?

Mis gatos Alberto y Clara se quedan estupefactos cuando hablo en casa en inglés o francés. Lo que más me pasma es que, cada uno, reacciona ante un idioma distinto. Alberto (no es el único) se queda ojiplático ante mi inglés y Clara me huele la cara para cerciorarse de que no he salido de mi yo, cuando me escucha en francés...

¿Qué es lo que advierten, realmente?

What is Literature for?

viernes, 2 de enero de 2015

True Detective o Don Quijote en Los Pantanos

A mi proveedora S.G.



Todavía tengo un nudo en el estómago después de haberme visto ayer por la tarde el último episodio de esta serie televisiva, que me he dosificado desde el primer momento, cuando fui consciente de que estaba viendo algo grande...

Desde hace dos meses, he saboreado un guión buenísimo en el que los silencios eran tan impactantes, como lo medio dicho o los parlamentos geniales de Rust de los que tomaba nota rápida en mi móvil (Nothing is ever over, What´s happen between men and women? Reality...)

Desde el principio, me han enganchado esos dos tipos humanos tan distintos entre sí y condenados a entenderse por caminos y autopistas rurales, para, al final, comprenderse.

jueves, 1 de enero de 2015

Brindis por el Modo Subjuntivo: Fiat!, Sea!






En este día de mi vida que estreno en lo  que los humanos de donde habito han dado en llamar 2015, me hallo en mi cocina con mi portátil, al lado de mi taza de café renovada de continuo y escuchando los Cuentos de Oriente de Johann Strauss, dirigidos por Zubin Mehta. Hace los coros  el silbido cotidiano de la olla, que me está preparando con amor un delicioso cocido para un día luminoso y frío, como sólo Madrid sabe hacerlos.

Y en un entorno absolutamente cierto e indicativo, con todo el paradigma verbal en mi cabeza, asumiendo lo pretérito, saboreando el presente y proyectando un futuro en forma de estudio, ensayo o ahorro, que se dará, si se me permite vivir en este mundo maravilloso, al que cada día voy cogiendo más gustillo, según me voy adentrando en la sutileza de los matices...

martes, 30 de diciembre de 2014

Una soledad demasiado ruidosa, Bohumil Hrabal

Desde que lo devoré a principios de verano, este libro no se me va de la cabeza. Y, aunque, luego he querido reunirme con la misma sensación que me sacudió en Trenes rigurosamente vigilados, exquisito también, pero de otro modo, el carácter singular, íntimo e impactante permanece en mí después de tantos meses.

El protagonista, Hanta, y alter ego, dicen del autor, aunque para mí todo esto no son más que charlatanerías filológicas, es un personaje solitario y absolutamente solo, que trabaja recogiendo libros y cuadros olvidados y prensándolos para reutilizar ese papel.

En la extraña belleza de unos despojos de altísimo corte estético, juega a destrozar y mezclar las más refinadas obras de arte y el pensamiento más hondo o la prosa más delicada...

En una profesión a caballo entre la manufactura y lo mecánico, la deconstrucción y el reciclaje moderno, como destrucción re-creativa, no sé qué me conmueve más: si los hitos y lecturas culturales que serán reunidos para su destrozo,  mientras el mundo sigue girando; si la soledad de un hombre, mientras transcurren sus días sin que nadie le eche de menos o le alcance un afecto próximo; si el desorden y descuido de un entorno que no espera ninguna visita, o la añoranza de una hembra,  cuyo calor le llenaba por las noches y que, al desaparecer, se llevó consigo su nombre, recuerdo imposible para el protagonista, abrumado entre tanta lectura sublime. 

Borracho de cotidianidad y, al tiempo, con una desbordante vida interior, terminará el libro con el fin máximo de sus trabajos y sus días...y de manera conmovedora y brutal con el recuerdo de aquel nombre de mujer, único calor animal, tierno e inmenso,  entre tanta obra humana al límite de lo indecible...

Los recuerdos...¿se podrían, a su vez, reciclar?...