jueves, 1 de noviembre de 2012

Post mortem

Muerte dulce se la llama, qué cosas. Pero, es verdad, que cuando se la pinta con colorines, parece menos horror y da menos miedo.

Religión católica y protestante. Pavor y magia. Siniestro y maravilla. Cementerio o verja.


 El más allá, pero de otra manera.
El más acá, con rotulador y sin desgarro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada