lunes, 2 de diciembre de 2013

Narradora omnisciente, interna y externa





Estos días previos a los exámenes, me doy cuenta del lío que tienen algun@s alumn@s sobre estos conceptos.

Para explicarlo bien, utilizaré esta imagen.

Vemos que hay una escena central, el baile de una pareja y una figura, al margen, una sombra, que hará las veces de narradora.


La narradora interna está dentro de la historia y entonces oiríamos su voz con un mensaje parecido a este: En aquella tarde oscura, fría y luminosa, sábado navideño, me encontraba paseando por la ciudad y ante mí, apareció una escena muy querida, la pareja de baile de Botero, con los que quise hacerme una foto... Si os dais cuenta, todos somos personajes, en mayor o menor medida del relato...La narradora cuenta, pero pasea, se encuentra con la lámina iluminada, hace fotos, etc...dentro del relato mismo.


Si la narradora fuese externa, caben dos posibilidades, que fuera objetiva y sólo narrase lo que ve: La pareja se sincronizaba en su paso y, a pesar de su volumen, había gracia y destreza en su movimiento suave... La narradora cuenta lo que observa, aunque notamos ya cierta huella de delicadeza en su modo narrativo, un afán de elogiar, de contar en positivo, una actitud amable...pero desde fuera del relato. Es testigo de la escena. Está de espectadora en el banquillo. No participa de ello.

Cuando la narradora omnisciente aparece, lo sabe todo, lo externo y lo interno, lo que hacen los personajes y lo que piensan mientras lo realizan, como si tuviera poderes divinos y pudiera meterse en los espíritus de ambos. Por ejemplo: bailaban concentrados, porque el profesor de la academia los estaba evaluando sentado en un rincón de la clase. Él estaba contando los pasos mentalmente para no pisarla y ella estaba un poquito avergonzada, pues con los nervios, estaba empezando a sudar y él, al rodearla con el brazo, lo notaría. ¡Qué apuro estaban pasando los dos! Si os fijáis bien, la narradora describe por fuera y analiza el interior de los personajes...

Y si yo os digo que la narradora de la imagen escribía en su móvil una historia sobre la pareja de baile a propósito de todo lo que adelgazó en un intrigante concurso de bailes de salón que duró setenta y dos horas y que la dejó como una sílfide y que, al encontrarse con una foto de su pasado, quiso dejar testimonio de la diferencia del antes y el después de los hechos en los que se basa su relato...

¿Qué tipo de narradora tenemos? ¿Ehhhhhh????

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada