jueves, 1 de enero de 2015

Brindis por el Modo Subjuntivo: Fiat!, Sea!






En este día de mi vida que estreno en lo  que los humanos de donde habito han dado en llamar 2015, me hallo en mi cocina con mi portátil, al lado de mi taza de café renovada de continuo y escuchando los Cuentos de Oriente de Johann Strauss, dirigidos por Zubin Mehta. Hace los coros  el silbido cotidiano de la olla, que me está preparando con amor un delicioso cocido para un día luminoso y frío, como sólo Madrid sabe hacerlos.

Y en un entorno absolutamente cierto e indicativo, con todo el paradigma verbal en mi cabeza, asumiendo lo pretérito, saboreando el presente y proyectando un futuro en forma de estudio, ensayo o ahorro, que se dará, si se me permite vivir en este mundo maravilloso, al que cada día voy cogiendo más gustillo, según me voy adentrando en la sutileza de los matices...


Saben mis alumnos que cuando despliego la alfombra mágica del verbo en esas conjugaciones odiosas, que parecen listas sin razonamiento, me voy entusiasmando hasta casi levitar. Creo que se empiezan a mosquear y a pensar que va en serio, que el aspecto verbal es un mundo fascinante, cuando ven mi radiante felicidad y mis exclamaciones de entusiasmo al besar nuestra gramática en las infinitas posibilidades verbales con que cuenta nuestra lengua,  y que si el verbo se hizo carne...por algo sería...

Brindo en el día de hoy por el Modo Subjuntivo, caja de Pandora, mundo de deseos, querencias, probabilidades que necesitan para girar y desvelarse el punto de apoyo en un verbo de deseo y el enganche, la hembrilla al mundo de los deseos que los que, los si o , a los ojalás nos abren:  Quiero que..seas feliz, Ojalá que nos toque la lotería,  Espero que conozcas a la persona que esperas, Si pudiera comprender...

El Modo Subjuntivo sí que es un saco lleno de regalos, que no existen, un mundo de ficción, que sí queremos hacerlos realidad, será desde la generosidad del pensamiento indicativo...Podría pasarme horas describiendo la sutileza hermosa del soslayo del subjuntivo, su rabillo del ojo o su perfil tan atractivo y mágico...

Me abandono a querer indicativamente que se hagan mis proyectos desde mi voluntad amorosa y me ofrezco a lo que me ha de venir, si esto...o aquello...o lo demás allá...

Hágase tu voluntad, Subjuntivo...Sea todo aquello que ha de venir...Brindo pot ti y te acepto con plenitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada